“The World” El Único Crucero De Propietarios Del Mundo, Recalará En Barcelona El 24 De Junio

“The World” El Único Crucero De Propietarios Del Mundo, Recalará En Barcelona El 24 De Junio
Rate this post


El próximo 24 de Junio volverá a visitar el puerto de Barcelona” The World”  uno de los barcos más peculiares de los que están navegando en la actualidad, puesto que es un barco donde los pasajeros a la vez son propietarios de su propio espacio. El barco “The World” surca los mares del mundo sin llegar nunca a destino, llevando a bordo a pasajeros muy especiales: millonarios que compraron o alquilaron los 165 apartamentos del buque y que viven navegando todo el año rodeados de lujo. 

”  The World” iniciará en Barcelona el dia 24 de Junio hasta el 8 de Julio la siguiente ruta: Barcelona  • Mahón • Alicante • Puerto Banús • Cadiz • Portimão • Lisboa 

 El buque se considera ya “el mayor yate privado” y “el más exclusivo barco del mundo”, pues vivir en él está sólo al alcance de unos pocos. Por ejemplo, por cada pasajero, hay un tripulante. 

Entre uno y más de seis millones de euros (1,2 y más de 7,5 millones de dólares) cuesta cada apartamento, que recuerda a la suite de un hotel de lujo, excluidos los costes de viaje, manutención y mantenimiento que se abonan aparte.  

Por el alquiler de los apartamentos se pagan entre 1.000 y 4.000 euros (1.200 y 5.000 dólares) por noche, una cifra “no asequible para cualquiera”, explicó la vicepresidenta de la sociedad gestora del barco, ResidenSea, Nikki Upshaw. 

Sin embargo, los apartamentos del barco creado sólo para millonarios ya están todos vendidos o alquilados, cuatro años después de la creación de “The World”, según se dio a conocer el jueves. 

El “barco de los millonarios”, en el que se integran junto a las viviendas varias piscinas, boutiques, restaurantes, canchas de tenis y un simulador de golf, se construyó en Kiel y costó 300 millones de euros (unos 380 millones de dólares). 

Tras concluir su construcción en 2002, parecía que no se iba a llenar, por lo que se pensó que el número de apartamentos era demasiado grande. 

Después corrió el rumor de que atraía al tipo “equivocado” de ricos: Madonna, Arnold Schwarzenegger, millonarios que habían ganado la lotería y, lo peor, gente que creía que se embarcaba en un crucero sin fin, con bingo y cenas con el capitán, del tipo de los que visita el turismo de masas. 

Pero, entre tanto, el negocio se levantó y el buque vendió sus últimos apartamentos, por lo que se halla libre de deudas. 

La edad media de los pasajeros en estos momentos es de 52 años, después de que el mayor, de 96 años, muriera recientemente. Su procedencia es variable: alrededor de la mitad son de América, el 40 por ciento de Europa y el resto de Australia, Asia y Sudáfrica. 

Los habitantes del barco deben poseer al menos una residencia en un país para no ser considerados evasores de impuestos, pero la mayoría tiene tres. Muchos compraron varios apartamentos en el barco para tener espacio para familiares y amigos en caso necesario. 

El espacio del barco obliga a que sus habitantes pasen gran parte del tiempo juntos, hablando de sus éxitos en los negocios en medio del lujo. 

“Aquí tenemos la mayor concentración de integrantes del grupo alfa (los más ricos) del mundo”, comentó en una ocasión un habitante del barco, el agente publicitario californiano Geoffrey Thompson. 

Todos tienen algo en común: su afición por los viajes y una procedencia similar, explicó el presidente de ResidenSea, James St. John III. 

Y todos valoran el lujo y no esperan nada más que ver cumplidos sus deseos, como caminar por la Antártida entre pingüinos, sueños que “The World” hace posibles.