Ggg026.JPG

A BORDO DEL MS FRAM VIAJAR A LOS CONFINES DEL MUNDO

A BORDO DEL MS FRAM VIAJAR A LOS CONFINES DEL MUNDO
Rate this post


MS Fram de la compañía noruega Hurtigruten

El próximo 1 de diciembre, la compañía noruega Hurtigruten propone un recorrido único de 19 días a bordo del MS Fram para conocer las maravillas que esconde el continente helado, dentro de su temporada de exploración a la Antártida.

En el itinerario más largo de Hurtigruten, el pasajero tendrá la oportunidad de contemplar la sorprendente fauna de las islas Falkland/ Malvinas, el espectacular entorno de Georgia del Sur o el solitario aislamiento de las Orcadas del Sur.

El barco de exploración también llevará al viajero a descubrir colonias de albatros, pingüinos reales, lobos marinos y estaciones balleneras, todo ello mientras se disfruta de icebergs descomunales e inmensos glaciares.

La compañía Hurtigruten ofrece la posibilidad de conocer la salvaje majestuosidad del último territorio virgen de la Tierra desde la comodidad del crucero de exploración más moderno del mundo, el MS Fram. Un viaje que tiene como punto de partida Buenos Aires y Ushuaia, la ciudad más septentrional del mundo, y que, surcando las aguas del Atlántico Sur les llevará a conocer las Islas Falkland / Malvinas como primera parada del recorrido. En las costas recortadas y laberínticas de este archipiélago subantártico habitan lobos marinos, albatros y cinco especies de pingüinos, incluidos el pingüino real y el pingüino de penacho amarillo.

Una fauna salvaje, que siguiendo la estela de las grandes expediciones, también se encontrará en Georgia del Sur, quizá la isla más fascinante del Océano Austral. Con una naturaleza imponente, el pasajero de Hurtigruten visitará las estaciones balleneras de Stromness y Grytviken, las más antiguas e importantes de todas, y dónde también se encuentra los restos de Ernest Shackleton, el explorador británico que desapareció en la Antártida y que llegó a la isla en un bote abierto después de un viaje épico de 1.280 kilómetros. El impresionante fiordo de Drygalski o la colonia de pingüinos reales de Bahía Fortuna serán otros de los puntos destacados del recorrido.

Rumbo a Orcadas del Sur, el viajero del MS Fram podrá seguir observando aves marinas y asistir a un ciclo de conferencias a bordo sobre la historia, el medio ambiente y la vida salvaje del continente blanco. Situadas en el mar de Scotia, las islas se encuentran aproximadamente a unos 600 km al noreste de la Península Antártica. Desde su descubrimiento en 1821 ha contado con presencia continuada de diversas estaciones científicas, convirtiéndose en el lugar continuamente habitado más antiguo de la Antártida.

A través de las aguas del Pasaje de Drake, el MS Fram alcanzará el extraordinario paisaje alpino y glaciar de la Península Antártica para disfrutar de los últimos días del crucero.   El barco recalará en Isla Decepción para contemplar las bellas vistas de la caldera del volcán, o conocer los antiguos restos de la antigua estación ballenera de Caleta Balleneros, considerado Patrimonio Histórico de la Antártida.

Si las condiciones de hielo y el tiempo lo permiten, se podrá navegar a través del Estrecho Antártico camino del Golfo Erebus y Terror, la puerta de entrada al mar de Weddell. Durante la travesía por los estrechos de Bransfield y Gerlache se podrá desembarcar en lugares como la Isla Media Luna o Brown Bluff. De vuelta a Buenos Aires, el MS Fram recorrerá los aproximadamente 800 km que separan la Península Antártica y el Cabo de Hornos, el punto más meridional de América del Sur. Una travesía única que pocos han experimentado y que será el auténtico “broche de oro” para este viaje al lugar más remoto de la Tierra.

Tratado de la Antártida

El Tratado de la Antártida ha convertido este territorio en un área sin actividad militar y sujeta a un régimen administrativo muy singular. La actividad turística, tal y como la lleva a cabola compañía Hurtigruten, ayuda a preservar el medioambiente. Este objetivo se alcanza mediante el programa educacional a bordo que prepara a los pasajeros para disfrutar de esta experiencia única causando un impacto prácticamente nulo en el ecosistema de este vasto territorio. Por razones de seguridad y siguiendo la Recomendación XVII del Tratado de la Antártida y las directrices IAATO para visitantes en la Antártida que previene impactos innecesarios en el medio ambiente, los grupos a tierra no pueden exceder de 100 participantes al mismo tiempo. Se utilizarán botes de goma pilotados por tripulantes del barco para llevar a cabo las excursiones fuera del navío.