meinschiffsilueteado

Crucero musical por el Báltico con la Orquesta Filarmónica de Viena y grandes directores y solistas

Crucero musical por el Báltico con la Orquesta Filarmónica de Viena y grandes directores y solistas
Rate this post


Recorrer algunos de los lugares más emblemáticos del Mar Báltico, como Kiel, Tallin, San Petersburgo, Helsinki, Estocolmo, Kaliningrado y Klaipeda, disfrutar de un barco de última generación y gran lujo como el Mein Schiff y asistir como invitado de honor a conciertos de gala en el teatro Mariinsky de San Petersburgo, en el Finlandia Hall en Helsinki y en Kaliningrado, es la sugestiva propuesta para el próximo mes de julio de la joven empresa Música Juntos (tel.: 902 198 336 y www.musicajuntos.com) especializada en viajes culturales bajo el denominador común de la buena música.

Pero lo que convierte este crucero en el viaje más exclusivo del año es la presencia a bordo de la Orquesta Filarmónica de Viena al completo, la que cada año nos deleita con el Concierto de Año Nuevo desde el Musikverein de la capital austriaca, reconocida por críticos y especialistas como la mejor orquesta de Europa, y que en su momento recibió los elogios de Richard Wagner, Anton Buckner, Johannes Brahms, Gustav Mahler y Richard Strauss, entre otros.

En el barco y en algunas de las mejores salas de concierto del norte de Europa habrá la oportunidad de deleitarse con la Filarmónica y con las actuaciones de Valery Gergiev, Christian Thielemann, Rudolf Buchbinder y Ildikó Raimondi y además, se podrá disfrutar de cuatro conciertos de cámara con el Ensemble de la Filarmónica de Viena, los ensayos de toda la orquesta y el ambiente de camaradería con todos los miembros de la orquesta y sus directores y solistas, convirtiendo este viaje en el acontecimiento musical del año.

Un gigante de los mares

El Mein Schiff es el primer buque de la naviera Tui Cruises, tiene una eslora de 263,9 metros (casi como tres campos de fútbol) y 32,2 de manga y 76.998 toneladas de registro. Tiene capacidad para 1.924 viajeros en 962 camarotes servidos por unos 780 tripulantes. Entre sus instalaciones destaca el comedor principal a popa con una capacidad de 960 comensales y ocupando dos cubiertas, además hay otro restaurante a la carta, un buffet y varios bares. Resulta espectacular el teatro en la zona de proa, dispone también de casino, tiendas, una gran zona de Spa de 1.700 metros cuadrados, la sauna más grande en un barco y dos piscinas.

Un crucero es el más cómodo y despreocupado medio de conocer otros países, otras formas de vivir. El hecho de recorrer grandes y pequeños mares admirando ricas culturas que se fueron originando al calor de sus orillas, es una experiencia tan atractiva como inolvidable. No hay que angustiarse para encontrar mesa en un restaurante, ni buscar transporte para ir más rápido o llegar a tiempo, no hay que estar pendiente de la seguridad.

En cualquier crucero hay que olvidarse de hacer maletas después de cada etapa. Los camarotes y el propio barco ofrecen todas las comodidades posibles y numerosas propuestas para disfrutar del tiempo libre practicando deportes, realizando actividades, aprendiendo cosas o compartiendo experiencias. Un crucero da todo hecho. Hay excursiones organizadas desde el propio barco para conocer los distintos lugares en que se hace escala; se ofrecen variedad de opciones gastronómicas, por la noche se presentan espectáculos como en los mejores teatros de Broadway o Las Vegas; hay salas de juego y biblioteca, espacios para niños y zonas de spa y belleza…

Pero lo mejor de un crucero es la capacidad de elegir lo que más apetece en cada momento. Es verdad que las tentaciones y actividades son muchas, pero siempre queda la posibilidad de tumbarse al sol con un buen libro en las manos y olvidarse del mundo. Esta es la principal característica del crucero. Tiene todo lo bueno de un viaje organizado, pero deja libertad al viajero para que programe su tiempo.

Una de las peculiaridades de este viaje, que tendrá lugar del 7 al 17 de julio de 2010 es que en el mismo se incluye, además del alojamiento, todas las comidas y bebidas, propinas obligatorias, tasas de embarque y desembarque y, por supuesto, los tres Conciertos de Gala con la Filarmónica de Viena en tierra: en el teatro Mariinsky de San Petersburgo, en el Finlandia Hall en Helsinki y el concierto homenaje a Otto Nikolai, fundador de la Filarmónica de Viena en su ciudad natal en Kaliningrado. Los precios son a partir de 4.550 euros por persona en camarote doble.

Recorrido y conciertos de lujo

La salida del crucero es desde el puerto de Kiel (Alemania), conocida ciudad universitaria y que disfruta de un ambiente marino muy peculiar. Está muy próxima a Berlín y Hamburgo, lo que permite organizar antes o después del crucero, viajes de ampliación. Tras un día de navegación en el que familiarizarse con el barco y disfrutar de sus instalaciones, se llega a Tallin, capital de Estonia, una ciudad medieval con mucho encanto, preciosas casas restauradas, alegres tiendas y la farmacia más antigua del Báltico. La ciudad está amurallada y conserva intactas sus 19 torres. Todos su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad y en la plaza central, la soprano Ilddiko Raimondi con el Ensemble de la Filarmónica de Viena ofrecerá un recital con música de Strauss y Mozart, entre otros.

Los días 10 y 11 de julio se podrá disfrutar de la impresionante ciudad de San Petersburgo, conocida como “la Venecia del Norte”, que ofrece atractivos tanto en lo artístico como en lo musical. Además en estos días tienen lugar las célebres “Noches blancas” que ofrecen luz durante casi 24 horas al día y que se llenan de múltiples actividades. Su majestuoso Teatro Marijnsky, donde Valery Gergiev dirigirá el primer Concierto exclusivo con la Filarmónica de Viena al completo, no desmerece de la otra gran joya artística de la ciudad, que es el Museo del Hermitage. Hay posibilidad de escoger entre varias opciones de excursiones y visitas, que pueden contratarse a bordo.

El 12 de julio se hace escala en Helsinki, la capital y la ciudad más antigua de Finlandia que cuenta con un centro histórico medieval, típicas casas y recónditas callejuelas, un conjunto digno de visitar. En el centro, junto al puerto, se celebra todos los días un animado mercado de pescado. En el Finlandia Hall se celebrará el segundo gran Concierto con la Filarmónica de Viena y el solista Rudolf Buchbinder con un programa de obras de Beethoven.

El 13 y 14 de julio, Estocolmo, la hermosa capital de Suecia y una de las ciudades más singulares del mundo abrirá sus puertas a todos los cruceristas. La ciudad está edificada sobre 14 islas y rodeada de 14.000 pequeños islote. Su ciudad viejaa nos hará remontar a otras épocas. Para los amantes de los barcos, es obligada la visita al Museo Vasa, que alberga el reconstruido barco legendario del mismo nombre. En el Konserthuset de Estocolmo, el pianista Rudolf Buchbinder dará un recital con obras de Chopín y Beethoven.

Uno de los momentos más emotivos del viaje tendrá lugar casi al final, el 15 de julio, en Kaliningrado. También llamada Königsberg cuando era la capital del oeste de Prusia y ciudad natal del filósofo Kant, se encuentra entre Polonia y Lituania, junto al Mar Báltico. El traslado está previsto desde el puerto de Klaipeda, en Lituania, hasta Kaliningrado y en este caso el traslado y excursión, se incluyen entre los servicios ofrecidos a todos los viajeros, que asistirán al Concierto extraordinario, conmemorativo del Bicentenario del nacimiento de Carl Otto Nikolai. La Filarmónica, como es costumbre, ha elegido a Christian Thielemann como su director para este exclusivo Concierto, en la ciudad natal de su Fundador Carl Otto Nicolai.

Antes de finalizar el crucero el día 17 en Kiel, queda un día completo más de navegación para seguir disfrutando, y despedirse, de este gran barco y todas sus comodidades, y también de los muchos amigos que se habrán hecho durante la travesía.

Fuente: www.noticanarias.com, www.musicajuntos.com