Incertidumbre en Ushuaia

Incertidumbre en Ushuaia
Rate this post


No se conoce cómo, quién y de qué manera se le otorgaran los permisos a 8 cruceros turísticos que a partir de mañana y hasta el 26 de marzo tienen previsto ir desde Ushuaia a las islas Malvinas.

La falta de reglamentación del decreto que establece restricciones a la navegación pone en jaque al turismo. Nadie sabe quién otorgará el permiso a los cruceros que tienen a Malvinas como destino.
La reunión de ayer de la gobernadora Ríos con el Jefe de la Prefectura Naval Argentina con asiento en Ushuaia puso al descubierto el desconcierto de las autoridades provinciales ante la falta de reglamentación del decreto nacional 256/10, que firmó la presidenta Cristina Fernández de Kichner, y que establece restricciones a la navegación de buques entre el Continente y las islas del Atlántico Sur.
No se conoce cómo, quién y de qué manera se le otorgaran los permisos a 8 cruceros turísticos que a partir de mañana y hasta el 26 de marzo tienen previsto ir desde Ushuaia a las islas Malvinas. Más allá de que “hay un tema de soberanía que tenemos que respetar, lo cierto es que económicamente nos perjudica”, dijo el Presidente del InFueTur.
Ayer por la tarde, la gobernadora Fabiana Ríos se reunió con el prefecto principal Sergio José Gaetán, jefe de la Prefectura Naval Argentina con asiento en Ushuaia, para abordar los alcances del decreto nacional 256/10 que firmó la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kichner, y que establece restricciones a la navegación de buques entre el Continente y las islas del Atlántico Sur.
Al término del encuentro pudo saberse que la Mandataria intentaba ponerse en comunicación con el Jefe de Gabinete Nacional Aníbal Fernández para conocer los alcances de la norma toda vez que el mismo aún no ha sido reglamentado, y que desde mañana hasta el próximo viernes 26 de marzo, 8 cruceros de turismo tienen previsto navegar desde Ushuaia hacia las islas Malvinas.
Tras la reunión llevada a cabo en el Salón Augusto Lasserre de la Casa de Gobierno, en la que estuvieron presentes la Secretaria de Relaciones Internacionales Carolina Lavori, los Presidentes de la Dirección de Puertos y del InFueTur, Adrián Gómez y Pablo Pfurr –respectivamente-, y funcionarios de la Secretaría Legal y Técnica, el jefe de la Prefectura Naval Ushuaia, dijo que la fuerza se mantiene “expectante a lo que pueda suceder en el futuro” y que la gobernadora les expresó “su manifiesto apoyo a este decreto”, reconociendo a la autoridad que posee esa institución marítima, en cuanto “a las decisiones que se debieran tomar”.
En cuanto al rol de prefectura sobre la aplicación del 256, Gaetan mantuvo cautela dado que “habría que analizar en su momento”, porque aún “es prematuro emitir cualquier tipo de opinión en ese sentido”, teniendo en cuenta que los barcos que visitan Ushuaia “son de turismo y no logísticos, en materia petrolera”. Informando que “las máximas autoridades” de prefecturas “estás trabajando específicamente sobre este decreto”, por lo que “al momento no tenemos información sobre el particular”.

“Económicamente nos perjudica”
Desde el punto de vista turístico, el presidente el InFueTur, Pablo Pfurr, dijo que más allá que “hay un tema de soberanía que tenemos que respetar, lo cierto es que económicamente nos perjudica desde el punto de vista de la logística que los cruceros desarrollan en nuestro puerto, dado que muchos de ellos tiene como ruta las Malvinas”.
El funcionario confió además, que hasta ayer a última hora no tenia en claro quién debe gestionar los permisos de navegación, “si la prefectura, si nosotros o qué área de gobierno”. “Estamos complicados porque es un decreto muy amplio, no muy especifico.
La comisión que se ocuparía de su implementación es muy amplia. Nación no bajó información. Solo bajo el decreto”, detalló.
Sin embargo, la mayor preocupación de Pfurr pasaba por el hecho concreto de que mañana sábado, está previsto el arribo del primer crucero con destino a Malvinas. “Y acá estamos teniendo un serio problema respecto al permiso”, dijo el presidente del Instituto de Turismo, quien no acertó en diagnosticar sobre las consecuencias que podría existir si el crucero viaja igual sin que se le otorgue el permiso. “¿Cómo se planta el país frente a esta situación?”, se preguntó.
“No sabemos qué impacto puede tener la provincia ante esta acción que es inminente.
Pero lo cierto, es que hay que darles una respuesta a todos esos pasajeros que han comprado sus vacaciones hace más de un año. Por lo que el impacto sería negativo”, advirtió el funcionario.

Fuente: Diario del Fin del Mundo