NCLA3

@NCL_es Nueva York navegando por el río #Ems



El Norwegian Breakaway, el barco más grande construido en Alemania, salió de los astilleros Meyer Werft en Papenburg para hacer un recorrido de aproximadamente 24 horas a lo largo del río Ems. Esta travesía demuestra la navegabilidad del Norwegian Breakaway y marca otro paso clave antes de la esperada entrega del barco.

Con la popa al frente, el Norwegian Breakaway dejó los astilleros a las 10 de la mañana (hora local) e inició su recorrido a través de las esclusas del astillero. Con solo 1,6 metros de distancia entre la nave y los parachoques que se instalaron especialmente a estribor de las esclusas, la larga maniobra llevó aproximadamente una hora y media con una velocidad máxima de 0,2 nudos. La navegación, que exigía de una gran precisión, fue liderada por un equipo de dos personas ubicado en el puente de mando, con un oficial de navegación encargado de supervisar las maniobras de proa y el otro supervisando la popa. Durante la maniobra era fundamental no aplicar demasiada presión en los parachoques, ya que sólo admiten una presión leve de la nave, que mide 324 metros de largo y 39,7 metros de ancho, por lo que la velocidad mínima así como la presión mínima en los parachoques era esencial. Después de pasar las esclusas, el Norwegian Breakaway continuó navegando con la popa al frente a lo largo del río, lo que era necesario para ayudar a la maniobrabilidad, un factor clave cuando el barco atraviesa pasajes tan estrechos.

Para preparar esta navegación, el equipo de Operaciones Náuticas, tanto de Norwegian Cruise Line como de los astilleros Meyer Werft, ha estado practicando las maniobras precisas durante los últimos meses, utilizando simuladores de alta tecnología y esquemas detallados del proceso. El Norwegian Breakaway es el barco más grande jamás construido en Alemania y presentó el reto de navegación más complejo hecho nunca ya que el barco requiere de maniobras muy precisas para navegar por pasos muy estrechos con menos de 2 metros de espacio libre a cada lado de la embarcación.

Antes de llegar a su destino final en Eemshaven, Países Bajos, hoy a las 8 de la mañana, el Norwegian Breakaway pasó a través de estrechos pasajes adicionales, incluyendo las esclusas en Papenburg, que permiten sólo el 1,5 de espacio libre a cada lado, el puente Weener en Weener, el puente Jann-Berghaus en Leer y la barrera del Ems en Gandersum.

admin

More Posts

Follow Me:
Twitter