Se nos cuela un polizón en el #Solstice “NOROVIRUS A BORDO”

Se nos cuela un polizón en el #Solstice “NOROVIRUS A BORDO”
Rate this post


El susodicho "NOROVIRUS" acechando en la piscina

Pasar #Halloween a bordo de un crucero es una experiencia diferente, llevó tres años consecutivos pudiendo repetir la misma, aprovechando el  mismo a la vez para hacer país, comiendo los panellets (dulce típico de Catalunya) en un crucero, por supuesto acompañado de cava. Es una noche donde las navieras intentan darle un aire diferente a algunas zonas del barco, buscan  que la gente viva, se disfrace y participe en la fiesta del terror, los muertos vivientes, las sombras por los pasillos y porqué no con unas sonrisa de esas vulgarmente denominadas de (acojone), cuando te ves sorprendido por no se sabe muy bien que, esto último fue lo que nos deparo a cientos de pasajeros a bordo del #Celebrity_Solstice, un personaje que se subió a bordo como un polizón usando como disfraz para competir en el concurso de los más sorprendentes, fue el de “NOROVIRUS A BORDO”

El susodicho se involucro como parte del pasaje que ese día había bajado hacer la excursión de turno, en un despiste o vaya usted a saber, se introdujo en la comida que se les proporciono aquellos que habían elegido ese paquete, se adentro en las tripas del barco como un polizonte, con una salvedad como a la noche siguiente sería la de Halloween debía provocar el pánico entre la mayor cantidad de pasajeros a bordo de eso que llamaban crucero de lujo, el que no entendía de clases sociales, el que había sido instruido para que todos acabarán con los mismos síntomas, en los mismos sitios, con los mismos cuidados y lo tenia claro una oportunidad como está en un barco como este no la volvería a tener, sabia que partir de ese momento si fracasaba no volverían a dejarle introducirse más en el #Celebrity_Solstice, su tripulación no le daría  una nueva oportunidad, había escuchado hablar por otros virus de la eficacia de dicho personal.

En nuestra mesa hizo estragos, de los ocho comensales que éramos a tres de ellos les ataco, sin avisarles de improviso, con alevosía, y todos coincidiendo en el lugar de los hechos, así como en el producto consumido que fue el hilo conductor que el doctor detective (por cierto de Honduras) siguió en sus pesquisas, el cual con la ayuda del infatigable capitán (porque aparte de las tareas propias del cargo, hacia conciliación familiar, era muy común verlo pasear con su bebita tirando del cochecito), que se propusieron con el resto de plantarle cara, para tirarlo por la borda erradicándolo, demostrando una vez más que si no pagas el pasaje por mi “NOROVIRUS” que seas no sigues en el crucero.

Perdonad se me había ido la pinza, como diría mi hija, debe ser efectos de la edad, del café, o que igual me apetecía empezar así, pero pasando a la seriedad de los hechos, como sabéis y twitee, desde Nápoles mientras estaba de crucero en el #Celebrity_Solstice se desarrollo un brote de “norovirus”, ( si alguien tiene interés de mayor información abajo os pongo un enlace interesante sobre el mismo), a primeras

horas de la estancia en Nápoles ya se vieron movimientos en el barco, la noche anterior en nuestra mesa hubo indispuestos, con que las sospechas se hicieron realidad con un comunicado firmado por el capitán haciéndonos recomendaciones, así como remitiendo a la enfermería a todos aquellos que sintieran algún síntoma ( por supuesto gratis la visita del doctor).

La actuación no tiene critica ( aunque algunas actuaciones por parte de pasajeros que no quieren entender que el desinfectante se usa por su seguridad así como  por la de de los demás), fue una intervención rápida tanto del doctor como del capitán, para los que nunca lo habíamos vivido chocante, ver como el desinfectante en sus diferentes maneras (toallitas,  gel, liquido) se convirtió después de tu tarjeta en el segundo objeto de deseo del barco, no había zona, sitio, lugar por ínfimo que este fuera que durante estos días ( cinco) no hayan sido desinfectados una y otra vez, con los pasajeros se tuvo en todo momento un trato amable pero no permisivo, todos hemos tenido que cumplir con las normas de salud e higiene, se han dado anécdotas  curiosas, la barra del Martini Bar sin hielo ( como sabéis es aparte de sus combinados uno de sus atrayentes), el que fumigarán las hamacas de las piscinas, maderas etc., encontrarte los luminosos de información en las diferentes cubiertas resbalando de liquido desinfectantes, etc., pero sobre todo impero una el  buffet no te podías servir tu, te servían personal del mismo, lo que provocaba que todo se relanterizará pero con un poco de buena voluntad se subsanaba la situación.

Para concluir no puedo olvidarme de la tripulación, he tenido la oportunidad de hablar con algunos de ellos, dándose la circunstancia que uno de ellos había vivido está misma situación en otra naviera, y me refería que aquí se había actuado con mayor rapidez en atajar y prevenir al resto, los trabajadores han doblado turnos, han aguantado algunas impertinencias, pero nunca han perdido su sonrisa, nunca han dejad

Este relato va dedicado a nuestros compañeros de mesa durante el turno de cena, una gente maravillosa, me van a permitir que les haga mención aunque estimados Rubert y Susana de (Uruguay) no sea en japonés, a la familia Arevalo e hijos de (Venezuela), Manuel y Teresa de (Tenerife), gracias por mostraros y hacer la veladas tan agradables, como a Mikael y su esposa Laura unos Mexicanos afincados en Miami, pero sobre todo a Jorge y Martina nuestros camareros de mesa 346, por mimarnos, ser profesionales y sobre todo encantadores.o de ponerte el desinfectante y nunca han dejado de servirte como si no pasara nada, desde aquí “FELICITARLOS” son una excelente tripulación, en excepciones como está se demuestra la profesionalización del personal, a que sus esfuerzo sigan haciendo que el pasajero goce de su crucero.

http://www.cdc.gov/nceh/vsp/pub/norovirus/spanish.htm

Un comentario